back to top
a

Abside Studio

La etiqueta es mucho mas que un medio informativo entre tú y tu cliente. Hoy en día, todos los productos que vemos en las tiendas llevan adherida una etiqueta. Es importante ser consciente de que la etiqueta es aquello que identifica no solo al producto, sino también a ti como su fabricante. Hoy te vamos a hablar sobre el proceso de desarrollo de una etiqueta perfecta.

ORGANIZA EL PROCESO

Si bien es cierto que las etiquetas deben ser agradables a la vista, hay algunos pasos necesarios antes de ponernos a diseñarla.Es necesario conocer a nuestro público, nuestro producto, las tendencias… En definitiva, nuestra primera etapa será la investigación.

Una vez conocemos el camino en el que nos desplazamos, debemos decidir qué finalidad le queremos dar a nuestra etiqueta. ¿Será simplemente informativa, o queremos persuadir a quien la vea? A partir de aquí ya podemos entrar en los detalles, la información a incluir, la forma, el diseño, el material, etc.

¿QUÉ DEBEMOS INCLUIR EN LA ETIQUETA?

Como hemos dicho antes, la etiqueta va a ser nuestra hoja de presentación frente a un cliente. Es necesario saber de antemano qué mensaje queremos transmitir.

También es importante determinar qué información se incluirá. Debe ser reflejada de forma clara y concisa para que, con solo un vistazo, el cliente sepa qué es lo que tiene delante. 

Ante todo, debemos asegurarnos de que su contenido sea legible. Su color y forma debe captar la atención de quien la vea. Dependiendo del producto que estemos ofertando, deberemos adaptar la etiqueta a su forma (por ejemplo, una botella).

Por último, deberás realizar una comprobación. Imprime tu etiqueta y asegúrate de que todos los pasos previos se hayan cumplido. Con estas instrucciones, conseguirás una etiqueta que captará la atención de todos los que la vean.

Post a Comment